atleticobucaramanga

Register

“Regaló” un puntazo en el minuto 96

 

Al empate del leopardo solo le faltaba el pitazo final. Todo era alegría, a diez del final Stewart García puso la igualdad, pero al final todo fue bronca. Tenía un puntazo y se vino sin nada, porque en la última jugada los muchachos de Universitario la tejieron, mientras la zaga amarilla pedía fuera de lugar,  hasta que Jhan Mora eludió al golero Mosquera Marmolejo para sacar del foso tres puntos refundidos, que podrían equilibrar el grupo. El atlético sigue sin romper la estadística, no gana aun en Popayán, como para recordar que el ascenso no precisamente un camino de rosas.

La necesidad era de Universitario, que a pesar plantarle cara al América, se vino sin nada. Siendo quizás el equipo más liviano de los cuadrangulares, precisamente está en la  “fiesta” decisiva por hacer respetar la casa.

Aunque de movida no fue una avalancha sobre la puerta de Mosquera Marmolejo, tampoco quiso especular, con la suerte que se encontró un penal de entrada, al minuto ocho. Fue dudoso, consideraron los del amarillo, pero el ex Quindío, Juan Camilo Vela no hizo caso y la mandó a guardar. Uno a cero como quitarse rápido un peso de encima.

Los de Willie Rodríguez creían en sacar tres puntos del Ciro López, pero la desventaja temprana trastocó los planes. El Dt se había decidido por Paulo César Arango como único punta, buscando un hombre con más presencia física para pelearle a la robusta zaga universitaria.

Sin crear mucho peligro, el empate estuvo servido, desde la vía penal al minuto 24. Infortunadamente Víctor Zapata,  que es casi un gol de penal al portador, terminó desperdiciando. Ya no es el más efectivo del fútbol nacional, Arnulfo Valentierra quedó puntero con un solo penal fallado, porque este de Zapata, es el segundo errado en su carrera.

Sin necesidad del penal, el atlético pudo igualar en la inicial,  de no ser por su ineficacia en la puerta de Elkin Granados, mientras el cuadro payanés se recostó en su campo defendiendo con todo la ventaja.

Terminó con bronca

Sin esperar, de entrada el Dt Rodríguez movió el equipo en el complemento. Alexis Ossa por Luis Sierra y César Amaya por Paulo César Arango con la clara intención de buscar la igualdad y poder pasar de largo.    

No cambió el dibujo del partido: el amarillo manejaba el balón, sumando gente al ataque, en espera de un chance para batir al meta Granados, mientras Universitario regalaba campo y pelota para salir de contragolpe con el manejo de Sneider Guerrero y la velocidad de los puntas David Cetter y Johan Gómez.

El atlético disponía de la pelota, pero no de profundidad y claridad  para llegar al empate. Incluso de tanto ir el esfuerzo le empezó a pasar factura, como a Maicol Balanta, que por el desgaste le dio paso a Jhon Stewart García.

Panorama complicado en el último cuarto de hora, porque Universitario bien parado defendía con todo los tres puntos. Pero la igualdad venía del banco; a diez del final, centro al segundo palo para que aparezca el relevista Jhon Stewart García empujando la pelota del empate. Fue más complicado el partido de lo esperado, por eso el punto sabía casi a victoria, como para aguantar y pensar ya en el miércoles ante América.

Al final dieron seis de adición, pero no era optimismo, se veía que podía llegar la victoria. Como en el penal Víctor Zapata no supo definir, y Danny Cano, llegando a posición de nueve, la mando desviada para darle vida a Universitario.

Restaba solo el pitazo final para llegar a cuatro puntos Pero lo que les sobra a los zagueros amarillos de cancha, les sobró también de ingenuidad; se quedaron pidiendo un fuera de lugar, mientras los muchachos de Universitario también tenían el gol de ganar en el banco. La tejieron  entre Guerrero, Cetter y Orozco, para que el relevista Jhan  Mora sacando al golero Mosquera anotará el de la victoria, el gol para seguir en carrera, con la posibilidad de equilibrar el grupo.

Era como para morirse de la bronca. En el camerino lo jugadores no daban crédito a lo ocurrido, mientras le reprimenda del técnico Wiilie Rodríguez no se hizo esperar. Sus palabras fueron muy dicientes con la prensa: “Disculpame, no quiero hablar, tengo bronca, mientras el grupo se disponía a regresar al hotel para el almuerzo, hacer la recuperación, y emprender el regreso vía Bogotá, aspirando a estar en Palonegro sobre las once de la noche.

La idea era ganar o sumar para meterle presión al América, pero ahora solo queda espera el juego de la noche ante Real Cartagena.  El plantel sigue en “acuartelamiento de primer grado” en Barlovento, de donde no se moverá, para esperar el crucial juego ante América el próximo miércoles a las 8:00 p.m.

www.atleticobucaramanga.com

Top Desktop version